Cuantioso desfalco en parquímetros

DSCN3817Por Alberto Pérez García

TEQUILA – Ya sea por acción o por omisión de diversos funcionarios del Gobierno Municipal, en los últimos diez meses se ha venido ocasionando un desfalco de cientos de miles de pesos en agravio al patrimonio del municipio, por anomalías en la administración de los parquímetros; algunas de estas anomalías pueden ser consideradas como delitos de tipo penal.

La problemática de los parquímetros (también conocidos como estacionómetros) ha dejado expuesta, una vez más, la red de corrupción y complicidades existente al interior del Ayuntamiento de Tequila, lo que propicia que este tipo de desfalcos sean frecuentes e incidan directamente en la estrepitosa caída de la recaudación de dinero en la Tesorería Municipal.

Desde mediados del 2013 circuló en los pasillos de la Presidencia Municipal la idea de modernizar y ampliar el servicio de parquímetros, quedando plasmada de manera formal el 30 de Octubre de 2013 con la aprobación en la sesión extraordinaria número 6 de un fondo para comprar aparatos nuevos, dentro del plan de reestructuración de la deuda que se realizó con la adquisición de un crédito de 80 millones de pesos con Banobras. Esta decisión fue ratificada en las sesiones 16 y 17 ordinarias.

Sin embargo, por motivos que el Presidente Gilberto Arellano Sánchez aún no ha explicado, dichos aparatos no fueron comprados; esto lo confirmó el regidor Alfonso Magallanes, quien tiene a su cargo el Comité de Adquisiciones; el regidor declaró a este medio que no ha habido ningún proceso de licitación o concurso relacionado con la compra de parquímetros.

En cambio, el Presidente Municipal permitió que una empresa privada administrara los parquímetros e incluso le otorgó facultades para infraccionar y cobrar multas, como parte de un supuesto convenio temporal para probar la eficiencia de los nuevos aparatos, comenzando el mes de junio del 2014 y hasta la fecha. Llama la atención que el nombre de la empresa y el supuesto convenio han sido celosamente mantenidos en secreto por el Presidente y por los representantes de la misma empresa.

Sin embargo, la Síndico Fabiola Castañeda aclaró a este medio que no existe un convenio formal con la empresa que está administrando los parquímetros. Dijo que, si existe algún acuerdo, éste será ilegal porque no cuenta con su firma ni con aprobación del Cabildo en pleno. Esto significa que el Presidente, unilateralmente, enajenó un bien público como son los parquímetros para beneficio de una empresa privada sin las debidas formalidades legales.

Esta enajenación ilegal fue solo el principio del problema que ha ido creciendo y complicándose cada día más.

Luego vino la autorización para que la empresa pudiera expedir infracciones, lo cual está prohibido por la Ley ya que dicha atribución solo la tienen los funcionarios del gobierno. Después se le permitió a la empresa utilizar boletas de infracción y recibos, así como sellos de uso exclusivo de la Tesorería Municipal, para que pudiera cobrar las infracciones; ésta última anomalía está estrictamente prohibida por la Ley y constituye un delito penal.

Desde el 25 de Junio del 2014 la Tesorera Evangelina Cabrales alertó a la Síndico que “gente ajena a este H. Ayuntamiento está manipulando los estacionómetros y la papelería oficial. Refirió que por ese motivo “no está ingresando a la Hacienda Municipal lo correspondiente a la recaudación de los estacionómetros y las infracciones”.

En un oficio fechado el 1 de julio de 2014, la Síndico le pidió una explicación al Presidente sobre las anomalías detectadas por la Tesorera. Lo que siguió aún no queda claro, pero lo que sí es un hecho es que este desfalco ha continuado por más de medio año sin que la Síndico, el Contralor o el Cabildo hayan hecho lo necesario para impedirlo.

Según una estimación basada en el potencial de recaudación de los 63 parquímetros y el pago histórico de multas, el daño patrimonial probablemente ya excede el medio millón de pesos. Por su parte el Contralor Abraham Meléndrez González estima que han dejado de ingresar a la Tesorería al menos 200 mil pesos. Reconoce que la empresa administradora de los parquímetros solo ha hecho un depósito a Tesorería por la cantidad de 30 mil pesos.

Desde la semana pasada la Síndico informó a este medio que el asunto sería puesto a consideración de los regidores en la siguiente sesión de Cabildo, pero esto no ocurrió al realizarse la sesión ordinaria número 24 de ayer 21 de enero. También indicó que ya tiene lista una denuncia penal, pero está por verse si procederá o no para resarcir el daño patrimonial y los agravios por el uso de papelería y sellos oficiales por parte de un particular.

El Presidente Gilberto Arellano indicó que la empresa rendirá un informe el martes de la próxima semana. Al ser cuestionado, Arellano no hizo comentarios sobre las anomalías.

Actualmente, los usuarios de parquímetros que reciben alguna multa les instruyen para que vayan a pagarla a una oficina ubicada en calle Jesús Rodríguez de Híjar #7. Al pagar obtienen a cambio un recibo de la Tesorería Municipal que contiene un sello similar a los utilizados por personal de la Tesorería Municipal. El dinero recaudado no entra a las cuentas bancarias del municipio.

5 Comments

ESCRIBA UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *