Reflexión sobre el proceso electoral

Por Elías Salinas Arellano

A propósito de este período electoral es bueno reflexionar al respecto. Desde hace algún tiempo y en aras de la democracia y del libre derecho que todos los ciudadanos tenemos, se ha venido construyendo un marco legal para que, sin distingos de orígenes sociales, económicos, raciales o de alguna otra índole, podamos participar en la vida política de nuestro país todos aquellos que así lo decidamos; y hasta ahí es muy sano y hasta loable que podamos participar en la vida política todos los que queramos.

Sin embargo ¿la política se concretará, exclusivamente, a la participación en los procesos electorales? Pienso que lo electoral debe ser tan sólo un proceso que forma parte del acontecer político como un mecanismo o instrumento de una elección en la que participamos los votantes y los votados; empero y, la finalidad de esta participación cuál debería ser?

Creo que los que aspiran a ser votados como candidatos a un puesto de elección popular deberían tener como meta principal la vocación de servicio para con la sociedad a la que le están solicitando el voto; y los votantes, mínimamente, deberíamos de aspirar a candidatos que una vez que arriben al poder se conviertan en dignos representantes de la ciudadanía que votó por ellos, es decir, que este ejercicio electoral debería redundar ineludiblemente en el beneficio colectivo de la población, y por ende, en motivo de orgullo de sus electos representantes.

Creo que la realidad, en la actualidad, no es así, porque hoy en día la ideología, los principios y la ética personal de los aspirantes en lo individual y de los partidos políticos para llegar al poder han desaparecido, ya que lo único que los motiva, una vez que arriben al poder convertir al erario público, es decir, a nuestros impuestos, en botín a repartir entre ellos y sus secuaces.

Así pues, reitero, la ideología y los principios éticos como valores elementales de los individuos y de la política, hoy han sido sustituidos por LA PROSTITUCION POLITICA ELECTORAL al servicio del mejor(¿?) postor que ofrezca la mejor oferta como partido para servirse del poder en beneficio propio. De tal manera que actualmente a muchísimos candidatos no les interesan ni la ideología, ni los colores de sus partidos políticos, mucho menos la honestidad conque tendrían que desempeñarse como funcionarios.

Por último, conciudadanos, los invito a que ejerzan su derecho al voto después de haber hecho un análisis concienzudo del o los candidatos por los que van a votar. Hagámoslo con conciencia…..¡¡¡Suerte!!!

3 Comments

Responder a Paul Sodeman Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *