Capacitación política de la mujer (Tercera parte)

Colabora SilviaEn mis anteriores escritos decía que la política buena es lo que hacemos todos, todos los días y en cualquier ámbito de la vida en comunidad para alcanzar acuerdos y realizar acciones que nos permitan resolver los problemas que nos afectan. También decía que los acuerdos deben ser respetados y llevados a acciones concretas, para que la política no quede en puras palabras o ideas.

Esta vez les propongo un tema de gran importancia y que está relacionado con los anteriores.

Normalmente podemos hacer lo que queramos. Trabajar en lo que nos gusta o nos conviene. Podemos ser creativas, inventar cosas, comer y vestir como nos gusta y hasta cambiar de gustos. Todo esto sin mayores problemas legales, excepto cuando hacemos algo que ya está escrito en las leyes como prohibido.

Pero esto es muy diferente cuando ya somos servidores públicos, porque ya recibiendo un sueldo del Ayuntamiento no podemos hacer lo que queramos.

Como servidor público sólo nos está permitido hacer lo que las leyes indican y del modo indicado. Esto puede sonar aburrido pero así es. Si como regidora o directora hago algo que no esté en alguna ley o reglamento, mi acción es ilegal. Y si dejo de hacer algo que la ley me obliga, también mi omisión es ilegal.

Para los casos en que un servidor público incumple las leyes y reglamentos, se aplican las multas y sanciones indicadas en la Ley de Responsabilidades de los Servidores Públicos del Estado de Jalisco y sus Municipios.

De esto escribiré próximamente. Hasta aquí por ahora.

Saludos.

3 Comments

ESCRIBA UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *